Antiedad

¡Adiós flacidez y arrugas!

10 claves para cuidar la zona del escote

Descubre nuestros cuidados específicos para mantenerlo firme, suave y tonificado, y evitar los signos de envejecimiento.

mujer escote piel perfecta bañera

El escote es una de las zonas más atractivas de nuestro cuerpo, pero también es la más sensible a los cambios hormonales y al paso del tiempo. A lo largo de los años, cambia de forma y tamaño, y es el área que sufre los primeros signos de envejecimiento.

En esta zona, la piel tiene menos cantidad de fibroblastos, es más fina y, por lo tanto, tiende a caer. Además, no posee musculatura propia y es una de las zonas del cuerpo más expuesta al sol, el viento y la polución durante todo el año, por lo que es de las que más cuidados necesita. Si quieres cuidar y potenciar la zona del escote, toma nota de estos sencillos consejos:

1. Nutrirlo a fondo

La piel del pecho necesita grandes dosis de hidratación, de lo contrario el pezón tiende a agrietarse. Tras la ducha aplica aceites y sérums que la nutran en profundidad.

2. Mejorar su tersura

Utiliza a diario cosmética con efecto tensor. Esta incorpora activadores de la síntesis de colágeno, el responsable de la firmeza de la piel.

3. Tonificar

Tanto los masajes circulares sobre el pecho como un chorro final de agua fría en la ducha –ambos siempre en sentido ascendente– tonifican los tejidos de alrededor del busto. Unas rutinas muy sencillas que no te costará nada seguirlas.

4. Una buena postura

Es muy importante mantener una posición erguida si trabajas sentada. Procura también andar recta, ya que si curvas la espalda favoreces la caída del pecho.

5. Elegir bien el sujetador

El número de la talla (85, 90, 95…) hace referencia a la longitud de todo el contorno del pecho (espalda incluida). Y las letras se corresponden con la copa, es decir, con el volumen del pecho en sí (A es la más pequeña, la siguiente es la B, C, D…). Descubre si el sujetador que llevas se adapta bien a tu talla.

Si haces ejercicio. Elige un sujetador deportivo para frenar el “efecto rebote”, ya que puedes dañar los ligamentos de la zona.

6. Exfoliar el escote

Practica una exfoliación semanal en el escote utilizando un producto suave en lugar del guante de crin.

7. Protegerlo del sol

Tendemos a proteger la cara, pero a veces olvidamos el cuello y el escote. El resultado final son las antiestéticas manchas y pecas, así que recuerda aplicar siempre una crema de alta protección en esta zona.

8. Mantener el músculo en su sitio

El pecho se compone de tres partes: la glándula mamaria, el tejido adiposo y la envoltura cutánea. Para mantener firme el conjunto, debes actuar sobre el músculo pectoral, que es el único que aporta algo de sujeción a la glándula mamaria. La natación es uno de los mejores deportes que puedes realizar para fortalecer este músculo.

9. Practicar estiramientos

Sentada y con la espalda bien recta, levanta un brazo y estíralo al máximo. Mientras, el otro debe permanecer caído a lo largo del cuerpo, actuando como contrapeso. Repite con el otro brazo y hazlo 15 veces con cada lado.

10. Utilizar pesas

Con una pesa de 1 kilo en cada mano (puedes utilizar dos botellas grandes de agua si no tienes pesas) estira ambos brazos frente a ti, a la altura del pecho. Cruza los brazos uno sobre otro a la altura de la muñeca, alternando el movimiento 15 veces.

Y si quieres sacar el máximo partido a la zona del escote

  • Si tienes poco pecho. Utiliza polvos sueltos, aplicando un tono más oscuro que el de tu piel en la línea del esternón.
  • Si quieres realzar un escote rotundo. Pasa una brocha con polvos iluminadores.
  • El escote de la ropa. El que más favorece al pecho pequeño es el halter (atado detrás del cuello), mientras que el palabra de honor o el tipo bañera favorecen más a aquellas mujeres con un pecho más voluminoso.

Relacionados

Loading...